MARTINA MORELL.

PSICOLOGÍA & BIENESTAR.

Català Presentación Profesional Lugar Precios

Contacto

Adultos
Parejas
Infantil.
Periciales.
Terapia virtual
Talleres y charlas.
Colaboraciones
Descargas.
Directorio.
Artículos.
Aportaciones

CORREO.

martinamorell

@yahoo.es

 

628349073

 

FÁRMACOS.

  1. Fármacos ¿sí o no?
  2. Los más recetados.

2-Los más recetados.

    No pretendemos en esta página hacer un repaso exhaustivo de todos ellos, únicamente de los que son más conocido para la población general  Tampoco pretendemos examinar detenidamente cada compuesto, porque ante todo nuestra intención es parecernos lo menos posible a un incomprensible prospecto médico. También debe tenerse en cuenta que los efectos secundarios descritos son los que suelen manifestar los pacientes en consulta, pero estos pueden variar mucho de una persona a otra.

  Las familias de psicofármacos más recetadas son las siguientes:

Ansiolíticos y sedantes.

Sirven para calmar la ansiedad y poder dormir. Crean dependencia, por lo que su uso debe ser muy cuidadoso. Esta familia llamada  de las “benzodiazepinas” es muy variada y la duración y potencia depende mucho del compuesto.  Los efectos secundarios también son muy diversos, el más común es que “atontan” en diversos grados, también pueden crear problemas gástricos y mareos, aunque en general, se toleran bastante bien.

Algunos son recetados (a veces demasiado alegremente) junto con los antidepresivos para ser tomados de manera habitual, durante periodos más o menos largos. Muchas personas que nunca han visto un psicólogo o un psiquiatra los toman  y los más comunes son: cloracepato (Transiliun) y alprazolan (Trankimazin)

Otros se recetan cuando el trastorno es más profundo o para ser tomados en momentos puntuales, por ejemplo: lorazepan (Orfidal) y diazepan (Valium)

Si se dejan de consumir bruscamente, los síntomas pueden ser muy agudos: insomnio, mareo, vómitos (ocasionales) dolor de cabeza y muchos “nervios” De modo que si los está tomando no se le ocurra dejarlos sin control médico.

Aunque se ha trabajado mucho y estos compuestos no producen síntomas graves ni aún en caso de ingesta masiva, sigue siendo peligroso, mezclarlos con alcohol ya que se potencian los efectos de ambas drogas. Aunque las familias pueden estar tranquilas ya que ni en el peor de los casos producen resultados de consecuencias irreparables.

Antidepresivos.

Los antidepresivos tratan la depresión. Tienen un efecto muy curioso, ya que no te hacen ver la vida de color de rosa, ni mucho menos, pero frenan el “bajón”. Incluso en algunas personas tienen efectos ligeramente euforizantes ya que potencian la hipomanía que en cierto sentido es lo contrario de la depresión.

Como efecto secundario realmente desagradable está que minimizan el apetito sexual y muchos de ellos tienen un efecto sedante añadido, con lo que se duerme más y el sueño es más profundo produciendo   sueños mucho más largos y coloridos.

Lo mejor de ellos es que no crean dependencia física, ni son tóxicos aunque se ingieran  en grandes cantidades. Aunque su retirada brusca puede  producir un cuadro depresivo agudo, despersonalización (sentir que no es uno mismo, que se "flota") , y sensación de mareo o nauseas..

Los mas recetados, pertenecen a la familia llamada de los “recaptadotes de serotonina”, (es decir frenan la fabricación de esa susbtancia en el cerebro) y son fluoxetina (el famoso Prozac) y paroxetina (Seroxat)

Nerolépticos.

Estos son recetados para la esquizofrenia y sirven para paliar los síntomas llamados “positivos”, es decir, gracias a ellos los pacientes dejan de oír voces extrañas y de tener alucinaciones. No paran, sin embargo, los llamados síntomas negativos, el mutismo, la catatonia.

Son bastante peligrosos ya que tienen un efecto secundario muy grave que es el de producir parkinson por lo que deben combinarse con anti- convulsionantes. Sin embargo sin indispensables para que el paciente pueda llevar una vida normal.

El más recetado es la risperidona (Risperdal)

Psicoestimulantes.

Aunque parezca paradójico, son derivados de las anfetaminas y son suministrados principalmente a los niños hiperactivos. El más común es metilfenidado (Rubifen- Concerta) Los efectos secundarios son muchos, aunque ninguno grave: mareo, sequedad de boca, insomnio, perdida de apetito. Crean dependencia y por ello solo se aconsejan como último recurso y siempre tras una exploración del neurólogo.

Antidemenciales.

    Es decir, para la demencia senil o alzheimer. Hay que decir que la eficacia de estos fármacos es limitada  y los efectos secundarios  muchos y algunos graves por lo que hay que valorar muy bien su uso. Pueden producir incontinencia, vómitos, cefaleas, anorexia y depresión  y  a veces llegar a dañar el corazón. Uno de los más frecuentes es el donepezilo (Valprex)

 

 

 

Página optimizada para una resolución de 800x 600 píxeles. Algunos de los efectos requieren activación de un permiso del navegador, según la configuración de seguridad, sin embargo, esto no afecta a la navegabilidad de la página. Si alguna de las imágenes utilizadas tuviera  copy-right, notifíquese en un correo y serán eliminadas. Centro Morell. © 2006.